Cómo dar de alta la luz al cambiarse de casa

altas de luz nueva

Uno de los trámites más importantes que hay que realizar durante cualquier mudanza es el proceso de la activación del suministro eléctrico, también conocido como dar de alta la luz. Esto ocurre porque tener el suministro eléctrico activado implica que haya un titular y que este pague por el término fijo, aunque no se haga consumo alguno según explican los expertos de Companias-de-luz.com. Por eso mismo muchas personas optan cuando dejan una casa por dar de baja la luz y, por eso, cuando llega el nuevo inquilino meses después debe activarlo de nuevo.

¿Cuándo hay que dar de alta la luz?

Para dar de alta la luz con Iberdrola o cualquier otra comercializadora es importante realizarlo con el tiempo suficiente de antelación ya que el proceso de dar de alta la luz en un piso nuevo o antiguo no es inmediato. En este sentido es preciso que te organices bien para realizar dicha gestión antes de poner un pie en tu nuevo hogar. En todo caso, recuerda que este proceso puedes hacerlo de forma telefónica, tal y como informan en Companias-de-luz.com, por lo que no necesitarás en absoluto desplazarte. También lo podrás hacer en algunas compañías por internet, utilizando cualquier dispositivo con acceso a internet.

¿Cuál es el precio por dar de alta la luz? 

La tramitación de activar el suministro de luz no es gratuita, es decir, tiene un coste. Esto hay que tenerlo en cuenta ya que según apuntan en Companias-de-luz.com, dicho coste se cobrará en la primera factura, lo que implica que el primer recibo que tengas será mucho más alto de lo habitual. En todo caso, el precio se paga solo una vez y, además, se encuentra regulado por el estado; es decir, que pagarás lo mismo por la tramitación de esta gestión sin importar la compañía con la que quieras contratar tu tarifa de luz.

¿Qué se necesita para realizar la gestión?  

Antes de dar de alta la luz debes tener claro qué tipo de potencia eléctrica vas a necesitar. Es importante elegirla de forma sabia ya que de ello va a depender tu consumo y también lo que pagues mensualmente por el término fijo. Por tanto, debes elegir una que se adopte a tus necesidades para que no se te caigan los plomos pero que tampoco sea mucho más alta de lo que realmente necesitas para no llevarte sorpresas en tus facturas.

Igualmente deberás presentar la documentación de identidad del titular y un documento que acredite el usufructo de la vivienda como puede ser el contrato de arrendamiento, las escrituras de la vivienda, un certificado de divorcio, etc. También se necesita un número de cuenta en formato IBAN para poder domiciliar los correspondientes derechos de alta y un número de teléfono de contacto. No es necesario, por supuesto, hacer esta gestión a través de la distribuidora eléctrica de tu zona sino directamente con la comercializadora que hayas elegido. Para más información sobre dar de alta la luz, no te pierdas este artículo.

Inés Trívez

Ambientóloga y apasionada de los viajes: estaré encantada de ayudarte para que tus envíos se hagan de la forma más segura y respetuosa con el medio ambiente.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *